Gestión del Estrés

mayo 17, 2016

El estrés actúa a niveles diferentes, como el fisiológico, el psicológico y el social. Su efecto último sobre nuestra salud depende, en gran medida, del modo en que percibamos las formas del cambio y de la capacidad para adaptarnos al cambio contínuo manteniendo el equilibrio interno y la sensación de coherencia.

Además, el estrés de la vida cotidana genera una tensión que tiende a instalarse en diferentes partes del cuerpo.

Estamos tan desconectados de nuestro cuerpo, que la mayor parte del tiempo, ni siquiera sabemos cómo se siente, y tendemos a no saber cómo le afectan nuestras acciones, nuestros pensamientos, nuestras emociones, e incluso nuestro entorno.

Lo primero que tenemos que que hacer para liberar la tensión es saber que está ahí, tenemos que sentirla. Tenemos que saber desconectar la modalidad “piloto automático” y volver a asumir el control de nuestro cuerpo y de nuestra mente.

Trabajando en la  Gestión del Estrés a través de la práctica de Mindfulness obtenemos los siguientes beneficios:

ESTRES
  • Desarrollar un nuevo aprendizaje emocional.
  • Desarrollar  conciencia corporal, emocional y mental.
  • Aprender a encontrar y mantener un equilibrio personal.
  • Mejora de la calidad de vida, cambiando la forma en la que respondemos y nos relacionamos con los síntomas del estrés y la ansiedad, y adquiriendo un papel activo y consciente en nuestra vida.
  • Aprender  habilidades para manejar de manera más efectiva situaciones cotidianas que nos producen estrés y ansiedad.
  • Aumento de la capacidad de relajación.
  • Disminución de síntomas físicos y psicológicos.
  • Aprender recursos para mantener el equilibrio y la calma en situaciones de estrés.
  • Mejora el sistema  inmunológico.
  • Mejora de la salud y la calidad de vida.