Mindfulness y Educación

mayo 17, 2016

A los niños se les puede enseñar a meditar en dos entornos, el de la familia y el de la escuela. Hace falta concienciar, tanto a los padres como a los maestros, del enorme bien que podemos hacerles a nuestros niños, si desde edades bien tempranas les enseñamos la práctica de meditar.

Según un estudio publicado en la revista Mindfulness en diciembre de 2012, un programa de entrenamiento de mindfulness en la escuela ayuda a los niños de primaria a prevenir el estrés, fomentar el bienestar y mejorar el comportamiento, según la opinión tanto de los niñ@s como de sus padres.

Actualmente, la educación en el aula está dirigida fundamentalmente al desarrollo de las competencias intelectuales. No obstante, el desarrollo de las competencias emocionales tiene la misma importancia para un óptimo desarrollo integral de las personas. Una gestión adaptativa de las emociones difíciles, un adecuado manejo del estés, o aprender a ser más amable con uno mismo y con los demás son habilidades necesarias tanto para nuestro bienestar como para mejorar nuestra calidad de vida.

EDUCO

La aplicación de mindfulness en el entorno educativo ha tenido un desarrollo muy importante en la última década. Se han realizado numerosas investigaciones sobre la idoneidad de aplicar la práctica de Mindfulness en el aula con resultados muy positivos y prometedores sobre el desarrollo personal y académico de los niños y adolescentes.  Algunos de ellos son:  el incremento de la atención y la concentración, la mejora de la regulación emocional, la disminución de la ansiedad, la mejora en las relaciones interpersonales, la disminución del absentismo escolar, el aumento de la capacidad de aprendizaje, y la disminución del acoso escolar, entre otros.

Para  implantar estas prácticas en el aula de manera eficaz, los educadores o maestros deben antes interiorizarlas.

*Los maestros que practican mindfulness:

  • Son más conscientes de sí  mismos y están más conectados con los alumnos
  • Son sensibles a las necesidades de sus alumnos
  • Mantienen el equilibrio emocional
  • Promueven una comunidad de aprendizaje que alienta el desarrollo académico, emocional y social de los niños
  • Se esfuerzan tanto personal como profesionalmente
  • Saben gestionar y reducir el estrés
  • Mantienen relaciones sanas tanto en casa como en el trabajo

*De Mindful Teaching and Teaching Mindfulness, de Deborah Schoeberlein)Wisdom Publications, Somerville, Massachusetts, 2009)